Crónica de la Visita Pastoral a la Parroquia de El Salvador (Soria)

Mons. Gerardo Melgar Viciosa culminó la semana pasada la Visita Pastoral a la parroquia de El Salvador, tercera parroquia de la capital soriana que ha visitado a lo largo de este Curso pastoral. La Visita se desarrolló durante los días 17, 19, 21, 22 y 23 de enero.

Fue otra semana intensa en el desarrollo de actos en la que el Obispo va tomando una conciencia cercana de la situación pastoral del Arciprestazgo de Soria. También supone un gozo el ver que las parroquias, gracias a personas comprometidas coordinadas con los sacerdotes, desarrollan muchas actividades pastorales que, a menudo, pasan desapercibidas.

Mons. Melgar Viciosa, en esta semana pasada, ha conocido de cerca todas las actividades de la parroquia de El Salvador y muchas de las facetas que a nivel institucional se desarrollan en su territorio. Así la Visita Pastoral a esta Parroquia comenzó visitando los estudios radiofónicos de la Cadena COPE, donde el Obispo fue recibido por el equipo de profesionales de la comunicación que allí desarrollan su labor y que, «aprovechando la ocasión», entrevistaron al prelado acerca de lo que suponía la Visita así como sobre otras cuestiones diocesanas.

También ha visitado la Comunidad y Colegio de las Madres Escolapias, donde se reunió con la Comunidad de religiosas, el Equipo directivo del Centro y con la mayoría de los profesores y trabajadores del Colegio, con los que compartió un rato de conversación en el que Mons. Melgar Viciosa les animó a trabajar con alegría e ilusión en la formación de los alumnos a pesar de las dificultades que se puedan presentar en esa labor, dificultades que los profesores también le señalaron. Igualmente les invitó a no olvidar nunca, a la hora de educar a sus alumnos, la importancia de la transmisión de los valores cristianos, valores que les ayudarán a formase como personas de manera integral.

A lo largo de esta semana visitó, además, el Colegio Publico «Las Pedrizas», donde mantuvo un encuentro con varios profesores, compartiendo un café y dialogando con ellos, fijándose de nuevo en la importancia de transmitir unos buenos valores y una buena educación a los alumnos.

En el ámbito estrictamente referido a la vida parroquial, el Obispo mantuvo encuentros con los padres de los jóvenes de Confirmación y con los de los años de primera Comunión, a los que animó a estar pendientes de la educación de sus hijos, especialmente en el ámbito religioso, a la par que les animó a implicarse activamente en las diversas actividades parroquiales y a intentar superar las dificultades que surgen en este campo a medida que los hijos crecen; los padres, en diálogo abierto con Mons. Melgar Viciosa, realizaron algunas preguntas sobre diversos temas a las que el Obispo respondió convenientemente. Finalmente, invitó a todos a una próxima convivencia de matrimonios que se realizará en la Diócesis y que él mismo está preparando para ayudar a quienes participen a conseguir unas claves con las que vivir con alegría e ilusión la vida de pareja.

Así mismo, a lo largo de los días de la Visita, el Obispo mantuvo un encuentro con los catequistas de la parroquia. Mons. Melgar Viciosa quiso estar muy cerca de ellos pues, en palabras del prelado, son uno de los pilares fundamentales de la parroquia en su labor pastoral. Les animó a seguir trabajando y sembrando la semilla del Reino de Dios en los chavales sabiendo que, muchas veces, «el ejemplo cristiano, la vivencia en la transmisión de la fe, la vida dentro de la Iglesia, entre otras cosas, ayudará a esos niños y jóvenes a encontrarse con Dios en sus vidas, cosa que no es fácil que encuentren en otros lugares de nuestra sociedad», afirmó Mons. Melgar Viciosa. El Obispo quiso reconocer su ingente labor, desarrollada en muchos casos durante muchos años, lo que la convierte en impagable y digna de ser reconocida.

El viernes 21, el Obispo -al finalizar la Eucaristía de la tarde- se reunió con todas las sensibilidades eclesiales que viven su fe en la parroquia en una asamblea parroquial. Así, uno a uno, se fueron presentando los diferentes grupos parroquiales: Cofradía de las Siete Palabras, Caritas, limpieza, catequesis, visitadores de enfermos, Acción Católica, Centros de Cultura Popular, etc. a los que el Mons. Melgar Viciosa dirigió unas palabras generales para -a continuación- dirigir también unas pequeñas palabras a cada grupo en particular.

A mediodía del sábado, el prelado se hizo presente en la catequesis del grupo de niños de ciclo intermedio llamado «Amigos de Jesús». Son un grupo de niños de poscomunión que siguen reuniéndose los sábados para -de diversas formas- seguir formando y alimentando su incipiente vida interior. En esas mañanas de sábado suelen tener diversas actividades como algunos teatros y guiñoles, que explican diversos aspectos de la fe cristiana; el comentario de las lecturas y el Evangelio del domingo; la preparación de la Santa Misa dominical; o también desarrollan algunas sencillas actividades como la confección de carteles, murales, etc. que sirven para animar distintos momentos de la vida parroquial o algunas campañas eclesiales. El Obispo compartió con ellos esos momentos entrañables y los niños aprovecharon la ocasión para conocer un poco más y mejor acerca de quién es y qué función desempeña un Obispo.

A lo ya dicho hay que añadir otras muchas celebraciones que se desarrollaron a lo largo de estos días de Visita Pastoral. Entre ellas cabe destacar la Eucaristía del miércoles 19, en la que muchas personas ancianas y enfermas recibieron el Sacramento de la Unción de Enfermos; la Eucaristía del sábado 22, en la que 22 jóvenes recibieron el Sacramento de la Confirmación; o las Eucaristías de inicio y clausura de la Visita Pastoral.

Merecen ser destacadas, igualmente, las visitas que el Obispo realizó a las casas de personas enfermas y ancianas, muchas de ella impedidas para acercarse a la parroquia. Como en todas las demás etapas de la Visita, éstos son de los momentos más sentidos y agradecidos por parte de las personas visitadas, y más entrañables para el Obispo.

La Visita, terminaba el domingo, a la hora del almuerzo, con una comida fraterna parroquial en la Casa diocesana.

Enlace a la galería de fotos

Comparte esta noticia
Facebook
X.com
LinkedIn
WhatsApp
Email

Artículos relacionados