Cookie Consent by FreePrivacyPolicy.com Fiesta de San Juan de Ávila 2021
Diócesis de Osma-Soria

Fiesta de San Juan de Ávila 2021

12 de mayo de 2021

El lunes 10 de mayo fue la fiesta de San Juan de Ávila, doctor de la Iglesia y patrono del clero español. Como cada año en la Diócesis de Osma-Soria, el Sr. Obispo, Mons. Abilio Martínez Varea, presidió la Santa Misa en la Concatedral de San Pedro, en Soria, acompañado por todo el presbiterio diocesano y rindiendo homenaje a los presbíteros que este año celebran un aniversario especialmente significativo. Se comenzó a las 10.45 h con el rezo de la Hora Intermedia. A continuación, a las 11 de la mañana, el padre y teólogo dominico Jesús Espeja impartió una interesante conferencia en la que presentó las figuras de santo Domingo de Guzmán y de san Juan de Ávila como modelos de santidad de cuyas vidas se pueden extraer valiosas enseñanzas de cara a la evangelización en la época que vivimos, una época marcada por una fuerte crisis de fe y de esperanza.

En una línea similar, la homilía de Mons. Martínez Varea giró en torno al tema de la santidad y su relación directa con la evangelización, “sin santidad no puede haber celo apostólico”, afirmó.  “La santidad de vida está  en la imagen de la Vid y los sarmientos, es estar continuamente injertados, insertados en Cristo, como lo estaba san Juan de Ávila, que aunque tuvo que romper moldes en su tiempo, lo hizo siempre unido al misterio, transmitiendo una doctrina no exenta de caridad, y siempre desde la oración y el encuentro con Jesús”. Apeló a su vez el Sr. Obispo a las mismas fuentes a las que recurriera este gran santo español y maestro de santos en el siglo XVI para afrontar el reto de la evangelización hoy: la sagrada escritura y la sagrada eucaristía. Por último, tuvo D. Abilio un sentido recuerdo para los sacerdotes fallecidos a lo largo del año y para aquellos que están o han estado enfermos, y concluyó con un llamamiento al pueblo de Dios a pedir por las vocaciones al sacerdocio.

Finalizada la Misa, se rindió homenaje a los diez presbíteros que celebraban sus 50, 60, 65 y 70 años de sacerdocio. Tres de ellos, en nombre de los demás, dirigieron a todos los presentes unas palabras emotivas y valiosas a modo de acción de gracias y como testimonio de sus vidas de entrega a Dios y a los demás.