Diócesis de Osma-Soria

La Hna. María Inés de Jesús toma el hábito en las MM. Carmelitas de Soria

20 de junio de 2020

Esta mañana, en una ceremonia privada durante la oración de la mañana, la Hna. María Inés de Jesús ha tomado el hábito en el convento de la Santísima Trinidad de las MM. Carmelitas de Soria. A mediodía, se ha celebrado una Misa de acción de gracias en la iglesia del Monasterio.

La Madre Ana María del Sagrado Corazón, priora del convento, ha asegurado que “en la comunidad estamos muy felices” por la toma de hábito de la Hna. María Inés. “Aunque no se nos oiga y no se nos vea rezamos por todo, especialmente en esta situación de pandemia”, ha indicado. “Nuestro deseo es ser muy de Jesús y que Él pueda hacer sus maravillas a través de nosotras, pobres instrumentos”, concluía.

En la actualidad, catorce son las religiosas que forman el Carmelo de Soria.

El convento de Soria

Las Carmelitas Descalzas llegaron a Soria llamadas por el Obispo de Osma, Alonso Velázquez, el 2 de junio de 1581; el Obispo había sido confesor de la Santa cuando fue canónigo de la Catedral de Toledo en 1576. Para la fundación, la noble Beatriz de Beaumonte ofreció su casa-palacio para que se establecieran. A las cinco de la tarde del 2 de junio Beatriz de Beaumont recibió en su palacio de la Plaza de Fuente Cabrejas de la ciudad de Soria a Santa Teresa de Jesús y a sus monjas.

La estancia de Santa Teresa de Jesús en Soria fue breve en cuanto a tiempo pero muy duradera desde el punto de vista espiritual, consolidándose desde 1581 hasta la actualidad con la fundación del Monasterio de las Carmelitas Descalzas en la Ciudad.

La propia Santa Teresa documentó su presencia en Soria en el capítulo 30 del Libro de las Fundaciones; así, sabemos que partió de Palencia el 29 de mayo y llegó a Soria el 2 de junio de 1581. Soria era, en ese momento, una ciudad amurallada, con múltiples iglesias y algunas ermitas, conventos y monasterios que demostraban la profunda religiosidad de la ciudad.

El convento fue inaugurado formalmente el 14 de junio de 1581 y, desde ese momento, las religiosas han seguido en el Monasterio hasta la actualidad, con excepciones breves por la llegada de los franceses en 1808. Santa Teresa partió de Soria el 16 de agosto de 1581 dejando un recuerdo imborrable en la Ciudad.