Diócesis de Osma-Soria

Cáritas diocesana destina 15.000 € para los más vulnerables en la crisis del Covid-19

09 de abril de 2020

Durante esta crisis del Covid-19, Cáritas diocesana de Osma-Soria, directamente y con su red de Cáritas parroquiales, continúa atendiendo a los más vulnerables, está cerca de las personas sin hogar, atentos a nuestros más pequeños y adaptando la formación y orientación laboral. “Nos hacemos eco de la campaña «La caridad no cierra»”, ha afirmado el director, F. Javier Ramírez de Nicolás.

Según Ramírez de Nicolás, “aún en esta situación tan excepcional como la que estamos viviendo, el espíritu de los trabajadores y voluntarios de la entidad permite una movilización decisiva y una ayuda directa, ya que el objetivo es no dejar sin ayuda a los que no tienen posibilidades de recursos”.

El tipo de atención que Cáritas diocesana realiza en el Programa de acogida es de forma presencial y telefónica, habiendo invertido, desde el 16 de marzo hasta el 5 abril, 8.785 € en las distintas ayudas económicas que desde tal programa se formulan y dando prioridad a la alimentación, ya que casi la mitad se invirtió en este recurso (40%) cubriendo las necesidades de 98 familias (218 participantes). De manera genérica y destacando ayudas como el pago de alquileres, suministros, farmacia, etc., en Cáritas se han atendido a un total de 207 familias.

“Cáritas diocesana se siente y está cerca de las personas sin hogar” con su Programa de alojamiento; por ello, entre las casas de acogida y las viviendas de familias, en el periodo anteriormente citado, ha desembolsado 3.774 € para poder atender a 31 participantes, además del seguimiento telefónico y presencial “cuando las circunstancias lo han permitido”.

Orientación, formación e intermediación laboral ha tenido que adaptarse a las circunstancias; por eso, el Programa de empleo no para: en orientación laboral se han atendido a 20 participantes, con 16 respuestas, y, en la parte de intermediación laboral, las respuestas a la búsqueda de empleo a 24 participantes han sido 38; todo ello de forma telefónica, soportando un gasto de 809 €.

Siendo los más pequeños unos de los colectivos más afectados en esta crisis, a nivel de educación y ocio, desde Cáritas diocesana se ha prestado especial atención a través del Programa de infancia en refuerzos educativos, elaboración de materiales para tareas y ocupación del tiempo, y apoyo a las familias, generando un gasto de 1.416 € para 36 participantes, más las familias de cada uno de ellos.

Y es que, concluye el director de Cáritas diocesana, “la caridad no cierra y cada gesto cuenta”.