Diócesis de Osma-Soria

El Beato de El Burgo de Osma

12 de marzo de 2015

La editorial "Scriptorium" ha editado 390 facsímiles del códice de los "Comentarios al Apocalipsis de San Juan" de Beato de Liébana, conservado en el Archivo de la S. I. Catedral de El Burgo de Osma. La obra, publicada en tamaño 253 x 361 mm, contiene 166 folios de los cuales 71 están dedicados a las magníficas ilustraciones. El Beato de El Burgo de Osma es el primer Beato románico hispano conocido, una obra maestra del románico internacional, de los más creativos respecto a la iconografía tradicional y uno de los mejor conservados de las dos primeras ediciones originales del Beato.

Ciertas noticias en el códice nos informan sobre su dato y también sobre sus autores: comenzado en 1086 (probablemente el 3 de enero) fue escrito por el presbítero Pedro e iluminado por el pintor Martino. Los caracteres paleográficos y codicológicos indican que el códice fue originado en el monasterio de San Facundo y San Primitivo de Sahagún, centro de la reforma cluniacense y uno de los lugares preferidos de los reyes Fernando I y Alfonso VI. El abad de estos años, el cluniacense francés Bernardo de Séridac (1080-1086), fue un personaje muy influyente, clave de la reforma eclesiástica y primer Arzobispo de la Toledo reconquistada (1086-1124). Aunque Bernardo no está mencionado en el Beato de Osma, su dominante presencia en Sahagún, sin lugar a dudas, debió tener su impacto en la producción de este códice: una obra ambiciosa de gran formato, de una gran calidad y creatividad artística, y de un estilo plenamente románico de origen francés.

¿Qué es un Beato?

Beato o Beatus fue un célebre monje del Monasterio de San Martín de Turieno (actualmente denominado Santo Toribio) en el Valle de Liébana, uno de los hermosos y profundos valles cántabros poblados por los cristianos refugiados tras la invasión musulmana, a los pies de los Picos de Europa. Vivió a finales del S. VIII. Beato combatió la herejía adopcionista del Arzobispo Elipando de Toledo, Metropolitano de España (también apoyada por Félix de Urgell), que defendía que Cristo, en cuanto hombre, era hijo de Dios, no por naturaleza, sino por adopción.

Pero por lo que es más conocido Beato de Liébana es, sin duda, por su libro llamado "Comentarios al Apocalipsis de San Juan", basado en los textos de dos padres africanos: Primario y Ticonio, y otros de Apringio de Beja (SS. V y VI). Este libro debió ser terminado alrededor del año 786. Las explicaciones sobre las revelaciones de San Juan calmaban la inquietud espiritual de los creyentes, preocupados por los males de su tiempo, el cercano fin del mundo y la muerte; tales hechos se veían personificados en España por la invasión islámica y el fin del reino cristiano visigodo. A partir de esta fecha se copiaron múltiples ejemplares de este libro original, si bien lo más importante no es el texto en sí sino las miniaturas que lo acompañan. De ahí que a todas las copias del códice "Comentario al Apocalipsis de San Juan" se les denomine "Beatos".