Diócesis de Osma-Soria

Etapa visigótica (597-711)

La Diócesis de Osma (de Osma-Soria desde 1959) cuenta por milenios los años de su historia. Pero ¿dónde y cuándo comenzó? El dónde es conocido, el cuándo es incierto. Nuestra organización cristiana culminó en Diócesis establecida en UXAMA, nombre de ascendencia celta con significado de posible superlativo equivalente a "ciudad situada en lo alto". Los romanos la llamaron UXAMA ARGAELA, que entró en la Historia como la AXENION o AXINIO que acudió en ayuda de Numancia el año 153 a. de C. en la guerra que sostuvo contra Roma.

Con la romanización, UXAMA quedó configurada como gran ciudad imperial, convertida en núcleo y centro de comunicaciones con mansión-residencia al pie de la vía romana para viajeros, soldados y funcionarios, y puerto fluvial –Portuguí– a la salida del desfiladero de Peñalavara.

La vía Caesaraugusta-Asturica unía y comunicaba las ciudades de Zaragoza, Tarazona, Numancia, Uxama, Clunia, Palencia, Astorga, y desde Astorga continuaba, por el norte hasta La Coruña, y por el sur hasta Mérida por la Vía de la Plata y hasta Sevilla. Desde UXAMA, a su vez, partía la vía secundaria que conducía a Termancia, donde enlazaba con las que se dirigían a Sigüenza, Toledo y Segovia. Esta red de comunicaciones unía UXAMA con las cristiandades de Zaragoza, Astorga, Mérida y Toledo, por donde penetró, sin duda, el cristianismo.

La primera fecha documentada es el año 597 y se conserva en las actas del Concilio duodécimo de los celebrados durante el reinado del monarca visigodo Recaredo (586-601). Este Concilio se congregó en la iglesia de los santos apóstoles Pedro y Pablo de la ciudad de Toledo el día 17 de mayo del año 597, siendo Sumo Pontífice de Roma el Papa san Gregorio Magno.

El 'Códice emilianense' ha conservado las actas de este Concilio que no figura entre los XVII de la 'Collectio Hispana'. Asistieron los metropolitanos Masana, de Mérida; Miguecio, de Narbona; y Adelfio, de Toledo, juntamente con trece Obispos pertenecientes a diversas Provincias eclesiásticas. Entre ellos encontramos al Obispo de Osma subscribiendo las actas con la fórmula conciliar de "Joannes, oxomensis episcopus, subscripsi".

El Obispo Juan es, pues, el primer Obispo de Osma que consta documentalmente en el año 597, pero esta fecha no es la de su consagración episcopal ni la fundacional de la Diócesis. Es meramente testimonial de Diócesis organizada con anterioridad. Interesante la observación que hace el P. Maestro Enrique Fernando Flórez, OSA, sobre la fecha del 597 y la Diócesis de Osma en su obra monumental titulada 'España Sagrada' comenzada a publicar en 1747, "en la que desborda notablemente los marcos de la erudición del siglo XVIII para entrar en la historiografía".

Tratándose de la importancia histórica del tema, conviene precisar algunas circunstancias que concurren en el Obispo Juan, anotadas por el P. Maestro Flórez: "Juan, desde el 597 hasta cerca del 606. El primero, pues, que ha conservado su nombre entre los antiguos Obispos oxomenses fue Juan, uno de los que asistieron al Concilio, no tercero de Toledo como escribió Gil González, sino del año doce del Rey Recaredo, que fue el de 597 de Cristo. Su consagración fue después del Concilio III de Toledo del año 589, en cuyo tiempo vacaba la Iglesia de Osma, pues no envió Prelado ni Vicario. También consta que Juan no era entonces Obispo, sino algo después. En fuerza del mismo medio de las firmas, consta que Juan fue consagrado antes del año 592, en que era Obispo de Gerona S. Juan Vallclara, y con todo eso le precedió el de Osma, como más antiguo; luego el de Osma fue consagrado en el de 590 ó en el siguiente, contando que no era Obispo en el de 589 y que precedió al que lo era en el de 592. Gozó Juan de la silla algunos años, no sólo por los que tenía ya cuando asistió al Concilio de 597, sino por la poca antigüedad que en el año 610 mostró su sucesor, por lo cual juzgamos que falleció cerca del 610".

No siendo el año 597 la fecha fundacional de nuestra Diócesis, ¿podemos conjeturar haberlo sido en épocas anteriores? El planteamiento procede de algunos historiadores de reconocido prestigio nacional e internacional con autoridad científica y moral más que suficiente para dejar constancia de sus opiniones.

El citado P. Maestro E. Flórez, OSA, sugiere que el establecimiento de la sede episcopal de Osma puede situarse antes del emperador Constantino el Grande (306-337). Claudio Sánchez Albornoz, nuestro mejor medievalista, estudiando la llamada 'Nomina ovetense', o relación de Sedes episcopales, redactada el año 780, escribe: "Existen todavía más Diócesis cuyo origen cabe afirmar se remonta a la época romana. Primeramente puede hacerse un grupo con las de Bética, Alesanco, Segia y Amaya, que son testimoniadas por la llamada 'Nomina ovetense' y que en la época visigótica no existían ya. Estas Diócesis hispano-romanas, aunque desaparecieron, pasaron a la lista ovetense de una 'Nomina' anterior perdida. También debieron ser, muy probablemente, Sedes episcopales en esta época Oca, Lugo, Osma, Palencia, Compluto y Segobriga".

Vuelve a insistir Sánchez Albornoz sobre el mismo tema, pero considerado desde la política eclesiástica de los visigodos en España: "Como es sabido, las Diócesis respondían a las antiguas divisiones administrativas romanas. Los reyes visigodos tuvieron siempre interés en que los límites de las Sedes episcopales y el número de éstas se mantuviera invariable".

Conviene concretar el tiempo de referencia: durante las invasiones germánicas de suevos, vándalos y alanos, y seguidamente sin interrupción, en tiempos de la monarquía visigoda, es decir, en el tiempo transcurrido entre el año 409 y el 711 no se crearon nuevas Diócesis en España y que, Osma entre ellas, tienen su origen en la época romana de los siglos III y IV en general, y con seguridad anterior al año 409.